Rss

  • google

Iberos: Nuestra civilización antes de Roma

Una vez más, Obra Social la Caixa nos trae una exposición sobre la cultura antigua ( y digo una vez más porque os recuerdo que a comienzos de 2011, entre febrero y marzo, organizó Roma Norum Vita) y  habiendo asistido a ambas y teniendo un grato recuerdo de la anterior, no puedo evitar hacer ciertas comparaciones entre una y otra.En Roma Norum Vita  recuerdo que lo primero que hacían era dividirte en grupos de 15 personas máximo, ya que la visita era guiada. En Iberos, la entrada no está regulada y puede entrar quien quiera cuando quiera. La exposición de 2011 comenzaba con un video introductorio sobre la cultura en la antigua Roma, de modo que ya te metías en materia, pero en esta ocasión, es entrar en la carpa, pasar el vestíbulo y encontrarte de cara con la primera escultura.

Otra cosa en la que he reparado a la hora de la organización( por parte del personal) es que no sólo no te acompaña una guía ni te informa, sino que cuando la oyes hablar del tema porque entra un grupo con jóvenes y entonces es cuando interviene, te das cuenta que no sabe nada sobre el tema que habla (es más, en el caso que yo he presenciado, ha tenido que ser uno de los miembros del grupo que acompañaba el que iba contando las cosas y ella le preguntaba, en fin, chocante)

Bueno, es hora de hablar de la  estructuración de la exposición:
Debo decir que me ha decepcionado. ¿Por qué? Porque está muy por debajo del nivel de Roma Norum Vita y ya ni os cuento si recordamos De mono a hombre, su éxito de 2006. Es entrar y como ya he dicho, te encuentras una figura de frente que te corta el paso y debes elegir si sortearla por la derecha o por la izquierda. Bueno, le echas un ojo y decides (en mi caso, la derecha) y te encuentras que detrás de ese panel que te cortaba el paso hay expuesta otra figura. Ahora tienes que elegir entre mirarla o mirar la que tienes a la pared( el orden natural de la vista, de derecha a izquierda)… si pasas de ella ,posiblemente no vuelvas porque la visita te guía para continuar, pero si te paras en ella se te corta la continuidad, pero yo la miro y sigo luego. Las réplicas (porque son todas las figuras falsas, lo dicen y se nota a la legua) están bastante mal iluminadas.

Vas pasando por delante de las esculturas y paneles y el texto no es llamativo, y realmente tampoco es que llame la atención lo que pone. No es una exposición que despierte el interés del que la va a ver.

La de hace dos años tenía la característica de que no sólo combinaba la visita guiada con la visita libre, sino que en los tramos de guía no hacían sentarnos para ver una proyección sobre el decorado en la que se veían a personas de la antigüedad viviendo según se nos explicaba. Era mucho más llamativa la forma de exponer la información y estaba bastante más trabajada.

También en lo que se refiere a ambientación, Iberos deja mucho que desear. Mientras que en la vista en 2011 podíamos llegar a oler como olían una casa antigua, el mercado o incluso lo baños públicos a la  vez que oíamos los sonidos propios de cada lugar, aquí no se ha usado ninguno de esos recursos, una música de ambiente general y ya está.

¿Qué conclusión puedo sacar de Iberos? Que para un grupo de personas que no conocen en exceso la cultura clásica y quiere ver algo por curiosear, puede estar bien, pero si ya conoces un poco sobre el tema y has asistido a otras exposiciones de Obra Social la Caixa con el fin de aprender… te quedas con una sensación de descontento en el cuerpo poco agradable.

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *